Destinos

Hikkaduwa:

Este lugar se encuentra en la zona de la costa sur de Sir Lanka. Por su tranquilidad y sus paisajes es una zona ideal para descansar y a la vez explorar sus rincones más escondidos de esta peculiar isla budista. Hikkaduwa es perfecta para bucear, navegar y perderse, sobre todo para aquellos mochileros intrépidos con ganas de conocer mundo. La ciudad se ha empezado a expandir en la última década, aunque todavía no está dentro de las grandes urbes como Kuta en Bali o las playas de Goa de la India, lo que le hace un destino tranquilo.



Los trayectos que ofrecemos desde Taxi Booker hacen que nuestros clientes disfruten con total garantía del recorrido. Los clientes seleccionan tanto el lugar de recogida como el de destino, a precio cerrado y previamente reservado mediante nuestra página web de manera rápida y segura. Los servicios que damos a nuestra clientela son totalmente personalizados según sus necesidad y siempre utilizamos vehículos de alta gama. En el momento de recogida de nuestros clientes no existe ningún tipo de confusión ya que nuestros choferes esperan a la persona con un cartel con su nombre y el logo distintivo de la empresa.

Destinos BerlinaMinibusMinivanMonovolumen
(CMB) - Aeropuerto de Colombo85€95€110€120€
Colombo85€95€110€120€
Kandy210€220€230€240€
Pasikuda310€320€340€350€

Hikkadawu es una ciudad que destaca por encima de todo por sus playas. A ellas muchas personas se acercan para practicar surf, en concreto por las fechas comprendidas entre noviembre y marzo ya que están consideradas como el mejor periodo para practicar este deporte al haber olas hasta de 3 metros de altura. Si uno no está muy puesto en ello se puede contratar los servicios de clases particulares para aprender a navegar en una tabla, mientras pasas por delante de los bares y restaurantes ubicados en primera línea de playa.

Los arrecifes de coral son muy comunes en esta zona y además en muchas ocasiones se aprecian las tortugas marinas que suelen nadar por allí. Se puede ver esta especie y demás animales marinos mediante clases de snorkel, buceo y cruceros en barco que salen desde la costa hacia la alta mar. Una forma de poder disfrutar de todo esto es acudiendo al Parque Nacional de Hikkadawu, el parque marino que se expande a lo largo del norte de la playa y es una forma sencilla y divertida de conocer el fondo marino.

Por otro lado hay numerosos templos budistas repartidos por toda la metrópoli, en los cuales todos los turistas son bienvenidos y pueden contemplar su interior sin ningún problema. Uno de los más importantes es el templo Thotagamuwa Rajamaha Viharaya a solamente 2 kilómetros de la ciudad y en el que se disfruta de una estructura de madera, llena de budas y murales en sus paredes. Justo al norte de la ciudad se encuentra un gigante Buda regalado por Japón después del gran tsunami que anegó el lugar en el año 2004.

El templo de Seenigama Vihara, situado al norte de la urbe, recibe numerosas visitas de turistas a lo largo del año. Se dice que, si una persona que ha sufrido un delito, va este templo, compra un aceite especial que allí se fabrica, con chile y pimienta, y recita un mantra en su casa, el delincuente es castigado con la desgracia. No se sabe si es certera esta historia, pero es un buen motivo para pasarse y comprobarlo.

En el sur la gente suele pasarse a visitar los lagos de Hikkadawu y tirando hacia el norte, se puede alquilar una canoa y remar hasta los famosos lagos de Kalla Bongo Lake Resort. Los jardines de Ratgama es otra buena opción para pasar el día, empezando por un paseo en canoa a los mandos de una persona local, que le acercará hasta un templo cercano al lago donde un grupo de monjes ermitaños viven.